Día 2 en Asturias: Descubriendo Gijón

Playa de San Lorenzo, día 2 en Asturias

En el día 2 de nuestro viaje a Asturias en transporte público teníamos planeado ir a Gijón, la ciudad más grande de Asturias. De Oviedo a Gijón hay mucha frecuencia de autobuses, por lo que no hay problemas en ir a la estación y pillar el que mejor te venga. Nosotros compramos un billete de ida y vuelta por menos de 5€ y en 30 minutos estábamos en Gijón.

Si os váis a quedar más de un día en Gijón, pero no tenéis vehículo privado no os preocupéis. Hay varias excursiones guiadas que salen desde la ciudad de Gijón a algunos de los lugares más interesantes de Asturias. Os dejamos algunos a continuación:

🚌 Recorrido por los molinos de Taramundi, Mazonovo y Os Teixos desde Gijón
Excursión de un día a Covadonga y Cangas de Onís desde Gijón
🚌 Excursión de un día a Luarca, Cudillero y Avilés desde Gijón
🌇 Visita a Ribadesella, Llanes y Santillana del Mar desde Gijón

Día 2 en Asturias: Playa de Poniente y Acuario de Gijón

Acuario de Gijón en el día en Asturias
Tortuga marina en el acuario de Gijón.

Como estaba lloviendo cuando llegamos, decidimos ir en primer lugar al Acuario de Gijón. De camino hacia allí desde la estación pasamos por la bonita playa de Poniente, en cuyo extremo oeste se encuentra el acuario. El Acuario de Gijón no es muy grande pero cuenta con la mayor diversidad del mundo por metro cuadrado y en unas dos horas te da tiempo a ver toda la fauna acuática que hay allí, tanto de agua dulce como salada. En su página oficial podéis consultar los horarios, precios e incluso comprar las entradas con antelación.

Letronas, Árbol de la Sidra, Palacio de Revillagigedo y Plaza Mayor

Letronas de Gijón, día 2 en Asturias
Letronas de Gijón junto al muelle deportivo.

Cuando salimos del acuario ya había dejado de llover, así que aprovechamos para visitar algunos lugares de Gijón. Primero fuimos caminando junto a la playa de Poniente hasta llegar al puerto deportivo, donde se encuentran las famosas «Letronas» de Gijón y el el curioso Árbol de la Sidra, construido con 3200 botellas de sidra vacías, el equivalente al vidrio que gastan 100 familias al año, para sensibilizar sobre la importancia del reciclaje.

Palacio de Revillagigedo, día 2 en Asturias
Fachada del Palacio de Revillagigedo.

Muy cerca del Árbol de la Sidra se encuentra el Palacio de Revillagigedo, un edificio del siglo XVIII que es un ejemplo de la arquitectura palaciega asturiana de esa época. Hicimos unas fotos a la bonita fachada barroca del palacio y continuamos hacia la Plaza Mayor, donde está el Ayuntamiento de Gijón.

Día 2 en Asturias: Cimadevilla, Cerro de Santa Catalina

Elogio del Horizonte en el día 2 en Asturias descubriendo Gijón
Elogio del Horizonte en el Cerro de Santa Catalina.

Como empezaba a llover de nuevo aprovechamos para ir a comer al barrio de Cimadevilla, justo al norte de la Plaza Mayor. Comimos chorizos a la sidra y un cachopo, todo ello acompañado de una botella de sidra, como no podía ser de otra forma 🤩. Una vez acabamos de comer, con el estómago lleno, fuimos a dar un paseo al Cerro de Santa Catalina, situado al norte de la pequeña península de Cimadevilla. En este cerro destaca un gran monumento de hormigón diseñado por el genial escultor vasco Eduardo Chillida conocido como Elogio del Horizonte.

Playa de San Lorenzo, Iglesia de San Pedro y Basílica del Sagrado Corazón de Jesús

Iglesia de San Pedro junto a la Playa de San Lorenzo
Iglesia de San Pedro junto a la Playa de San Lorenzo.

Para finalizar nuestro visita a Gijón, bajamos del Cerro de Santa Catalina hacia la playa de San Lorenzo. Junto a la playa se encuentra la fotogénica Iglesia de San Pedro, que fue reconstruida tras ser destruida durante la Guerra Civil. De vuelta a la estación de autobuses nos encontramos con la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, que nos llamó la atención por su estilo modernista.

Basílica del Sagrado Corazón de Jesús
Basílica del Sagrado Corazón de Jesús.

Nos hubiera gustado tener más tiempo para visitar la bonita Universidad Laboral o recorrer la Senda del Perdigón hasta el mirador de la Providencia, pero estos lugares están a las afueras de la ciudad y tuvimos que dejarlos para otra ocasión. Ya se hacía tarde y teníamos que coger el autobús de vuelta a Oviedo, donde cenamos y nos fuimos temprano a la cama para aprovechar el día siguiente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.