Día 2 en Mallorca: Calas y playas

Vistas de la Cala Mondragó.

El día 2 de nuestro viaje a Mallorca lo dedicamos completamente a visitar calas y playas. Como solo íbamos a estar 3 días en la isla no queríamos perdernos uno de sus mayores atractivos. Además, el verano se estaba acabando y aún hacía buena temperatura, así que no lo dudamos y fuimos a bañarnos a las maravillosas playas de esta isla del Mediterráneo.

A continuación os vamos a contar la ruta que hicimos este día y cuáles fueron las calas y playas que visitamos. También podéis consultar algo más de detalle sobre estas playas en otro artículo que escribimos recientemente.

🏖️ Calas y playas que ver en Mallorca en un día

Día 2 en Mallorca: Cala Mondragó

Este día nos levantamos sobre las 9 de la mañana y desayunamos en el hotel. Teníamos bufet libre para el desayuno y lo aprovechamos bien 😋.

Desayuno que nos tomamos en el hotel en el día 2 de nuestro viaje a Mallorca.
Desayuno que nos tomamos en el hotel.

Con la barriga llena, nos pusimos rumbo a la primera cala del día, la Cala Mondragó. En general, las mejores playas de Mallorca están situadas al sur de la isla, así que nos centramos en esta zona. Dejamos el coche en un parking que está situado a unos 600 metros de la cala. Nos comentaron que si llegas temprano (antes de las 12) no sueles tener problemas para encontrar sitio y así fue. Nosotros fuimos en septiembre, a lo mejor en julio y agosto es más difícil encontrar sito.

Esta cala se encuentra dentro del Parque Natural de Mondragó, por lo que es un espacio protegido. Esto ha hecho que no se puedan construir complejos turísticos alrededor, lo cual siempre se agradece. Es una cala que cuenta con bandera azul, así que está perfectamente equipada y es visitada por muchas familias con niños. Su arena es fina y dorada, y sus aguas cristalinas te dejarán sin aliento.

Cala Mondragó, día 2 de nuestro viaje a Mallorca.
Cala Mondragó con sus bonitas aguas.

Cala S’Amarador

La cala de S’Amarador se encuentra a pocos metros de la cala Mondragó, de hecho están unidas por un sendero para poder ir caminando de una a otra. Por tanto, es perfectamente posible complementar la visita de ambas calas en el mismo día.

Fue lo que hicimos nosotros, así que después de darnos un buen baño en la cala Mondragó, nos dirigimos hacia su vecina. La cala de S’Amarador es de características similares a su vecina, pero al estar algo más alejada suele haber menos gente. Además, es un poco más grande y está completamente rodeada de árboles. Esta cala nos gustó muchísimo, estás rodeado de naturaleza sin edificios a la vista y sus aguas son muy tranquilas y transparentes, una pasada!!

Cala S´Amarador.
Maribel flotando en la Cala S’Amarador

Día 2 en Mallorca: Caló des Moro

Después de comernos un bocadillo, volvimos al coche y nos fuimos a la siguiente cala, caló des Moro. Aquí nos costó más encontrar aparcamiento y tuvimos que dejar el coche bastante alejado del camino que te lleva a la cala. Te aconsejamos llevar un buen calzado, porque el camino tiene piedras y el tramo final para bajar a la playa no es muy fácil.

Caló des Moro en el día 2 de nuestro viaje a Mallorca.
Caló des Moro desde el sendero.

Conforme vas bajando hacia la cala por el sendero, se va viendo esta maravillosa cala desde arriba. Las vistas desde este sendero son realmente espectaculares, con la cala metida entre los acantilados con sus aguas color turquesa. De las que vimos, es sin duda la más bonita, a pesar de que tuvimos que andar bastante para llegar.

Vistas a Caló des Moro, día 2 en Mallorca.
Vistas a Caló des Moro.

Ya veis en la foto por qué nos gustó tanto: aguas turquesas, arena blanca, rodeada de un entorno natural espectacular y encajada entre rocas que la protegen del viento y el fuerte oleaje. Un placer para los sentidos.

Playa de Es Trenc

Y después de disfrutar de un baño en estas paradisíacas aguas, pusimos rumbo hacia nuestro último destino del día, la playa de Es Trenc. Teníamos apuntada algunas más para ver de camino a Es Trenc, como la playa de Es Caragol, pero como se hacía tarde decidimos ir directamente hacia Es Trenc.

Esta playa tiene una gran extensión, nada que ver con las pequeñitas calas en las que habíamos estado por la mañana. La verdad es que las calas son muy bonitas de ver, pero personalmente me gustan más las playas grandes, especialmente en verano donde hay una gran afluencia de gente.

Puesta de sol de la playa de Es Trenc
Atardecer en la playa de Es Trenc.

La playa de Es Trenc también tiene aguas muy transparentes y arena blanca y fina. Se encuentra en un entorno protegido, por lo que tampoco vas a encontrar aquí edificios en los alrededores. Además, cerca de la playa se encuentran las Salinas de Es Trenc, donde se puede adquirir su famosa y cotizada flor de sal (usada en muchos restaurantes gourmets).

Esta playa la dejamos para la última porque queríamos ver la puesta de sol desde aquí. Al estar situada hacia el oeste, es un lugar excelente para disfrutar de un precioso atardecer. Aquí nos hicimos fotos muy bonitas con el sol cayendo hacia el mar 😍.

Atardecer en la playa de es Trenc
Puesta de sol sobre la playa de Es Trenc.

De aquí ya volvimos hacia nuestro hotel en Can Picafort, nos duchamos y fuimos a cenar a un restaurante. Dimos un paseo por su paseo marítimo junto a la costa y nos fuimos a descansar después de otro intenso día.

Esculturas de Joan Bennàssar, paseo marítimo.
Esculturas de Joan Bennàssar, junto al paseo marítimo de Can Picafort.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *